The German Imperial Automobile Corps

Diseño web: Empresa de diseño web a medida y marketing digital en Bilbao con un equipo multidisciplinar en diferentes ámbitos de oferta.

Alicante: Despacho de abogados en el centro de Alicante con más de 15 años de experiencia defendiendo los intereses de los clientes en diferentes áreas legales como laboral, penal o divorcios.

Almería: Despacho de abogados en Almería con el mejor equipo de letrados a su servicio como abogados en diferentes ramas legales como el derecho laboral o penal.

Bilbao: Despacho de abogados de referencia en Bilbao, contamos con especialistas en laboral, mercantil, civil, penal y administrativo.

Abogados Urbanismo: Despacho de abogados especializados en urbanismo en Alicante capital con el mejor equipo de juristas a su servicio.
Málaga: Despacho de abogados multidisciplinar en Málaga que ofrecen una buena satisfacción y defensa de los intereses de los clientes.
Mallorca: Despacho de abogados en Palma de Mallorca especialistas en derecho penal, civil, familia, divorcios, herencias, urbanísmo y negligencias médicas.
Sevilla: Bufete de Abogados de Sevilla como abogado especializado en derecho matrimonial, penal y laboral.
Valencia: Bufete de abogados en Valencia especializados en extranjería, dación en pago, derecho penal y derecho civil.
Administradores de fincas: Administradores de fincas Valencia con más de 20 años de experiencia en la gestión y administración de fincas.

Cayo Lara, un agricultor en el congreso

Tradicionalmente, se ha asociado al Partido Comunista de España y a su heredera, Izquierda Unida como una de las formaciones políticas que deberían defender a los trabajadores con más ahínco. Son los principios de fundación del partido, ahora mismo muy alejado (normal, con los tiempos que corren) de los principios marxistas que dieron origen al comunismo. Pero lo cierto es que la biografía de Cayo Lara (Argamasilla de Alba, 1952) responde punto por punto al estereotipo. Quizás por ello no pueda haber mucha diferencia entre lo que se hace y lo que se piensa.

Cayo Lara procede de la Castilla-La Mancha agrícola. Nacido en un pueblo de Ciudad Real, se dedicó a ayudar a su padre desde muy joven en el huerto y vendiendo melones. Conoce de primera mano lo que es trabajar duro para ganarse el pan, aunque conoció el significado de la política cuando apenas contaba con veinte años. Por aquel entonces, Lara era campeón de caza menor, condición que le sirvió para ser invitado a una exhibición internacional cuya sede era un pueblo muy pobre de Castilla-La Mancha. Sin embargo, la presencia del caudillo por aquellos lares y la necesidad de ofrecer una buena imagen pública, sobre todo en el exterior del país, llevaron a los responsables gubernamentales a adecentar los lugares donde se iba a desarrollar la competición. Fachadas recién pintadas y un pedazo de calle asfaltada para la comitiva oficial, en la que se encontraba el, entonces, príncipe Juan Carlos.

El suceso le permitió a Lara contrarrestar lo visto (la política para aparentar) con lo pensado (la política para mejorar la vida de los ciudadanos) y decantó su actividad profesional. En la actualidad, aún se dedica a la caza menor (conejos, liebres y perdices que transitan cotos municipales) y continúa visitando su pueblo a la menor oportunidad, pero atesora una larga trayectoria política que se inicia como líder del movimiento agrario de Ciudad Real y, en 1984, de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), además de estar afiliado al PCE.

Tras ser elegido alcalde de Argamasilla de Alba en 1987 con mayoría absoluta, en el año 2000 accedió a coordinador general de IU en Castilla-La Mancha, optando, siete años más tarde, a la presidencia del gobierno autonómico. La derrota (no obtuvo ningún escaño) no impidió su marcado activismo en contra de la especulación urbanística (sobre todo, ante los desmanes de Francisco Hernando “el Pocero” en Seseña) y su ascenso dentro de la formación de izquierdas. De hecho, en 2008, se alzó como sucesor electo de Gaspar Llamazares, tras los negativos resultados obtenidos en los comicios generales.

Desde entonces, Lara ha conseguido detener la constante caída de IU. Para hacerlo con mayor efectividad, reclama una reforma de la ley electoral que le dé a su formación una representatividad más fiable. No obstante, la crisis económica y el desencanto hacia las grandes formaciones políticas que conforman el bipartidismo español le ha permitido recuperar cierto espacio en el Congreso en las elecciones de 2011. Desde allí, con once escaños, ha renunciado al sistema de pensiones privado del que disfrutan los diputados, mientras defiende la legalización de las drogas, la revolución cubana y la república. Y recuerda los únicos cinco meses en los que ha estado en el paro a lo largo de su vida, desde que dejó su cargo de alcalde de Argamasilla de Alba hasta que se integró en la dirección del partido.